Univisión

Más de 40 heridos por la violencia originada por hinchas River Plate
Univisión
Los hinchas de River no soportaron la humillación de ver a su club descender a segunda y provocaron desmanes y actios violentos que dejaron varios heridos, entre ellos policías. BUENOS AIRES – La cantidad de heridos en los incidentes violentos
El festejo de los hinchas de Belgrano tras su salida del Monumental InfoBAE.com


La prensa de América destaca la ‘debacle Monumental’ del River Plate EFE
Desmanes en estadio de River Plate causan 47 heridos Prensa Latina
El País.com (España) -Radio Programas del Perú -Terra Colombia
los 3.466 artículos informativos »

 

Comments

  • CARLOS ESTRADA says:

    CAMPAÑAS PRESIDENCIALES ¿DIOS OLVIDADO Y EL PUEBLO DECENTE BURLADO?

    Mis dudas son planteadas desde el respeto por investiduras, dejando en claro que no entiendo la compleja telaraña de nuestra clase política. Un pantallazo objetivo de lo que marca el termómetro de la Capital Federal (pulso del país): todo está mal, sin soluciones a corto o largo plazo y lo que hay en bandeja desde hace bastante tiempo sería más de lo mismo. Quien quiera desmentirlo que diga sin dobles discursos en qué ha mejorado y crecido Argentina. Los jubilados se quejan dolorosamente, los precios de los alimentos y remedios no paran de subir, hay inflación, el alquiler de viviendas es inalcanzable para un trabajador común; habitaciones sucias, incompletas, con paredes en mal estado, muebles y sanitarios destruidos en hoteles de medio pelo que abundan en los barrios de Once, Congreso y Constitución de la ciudad de Buenos Aires hacinan personas sin cumplir disposiciones municipales ni de seguridad en estructura, fijan precios exagerados que aumentan de manera alarmante sin control oficial (¿a qué área de aplicación sobornan los pícaros hoteleros en conjunto?); los indigentes se multiplican e invaden plazas, calles y avenidas de barrios elegantes instalándose a vivir en las puertas de edificios de propiedad horizontal, hay montañas de mugre acumulada en las veredas, las alcantarillas están tapadas con desperdicios; los cartoneros rompen bolsas de basura y desparraman el contenido ensuciando las ciudades, creando peligrosos focos de infección, concentrando ratas y cucarachas que luego anidan en departamentos, lo mismo ocurriría en otras grandes ciudades de Argentina; los parques y paseos públicos están tomados por familias con niños que montan refugios de cartones y trapos; cada día hay más gente enferma y en estado de ebriedad tirada sobre sucios colchones en la vía pública, vendedores ambulantes sin habilitación ocupan como hormigas las veredas de la ciudad, casas de clase media momentáneamente desocupadas son usurpadas por sinvergüenzas amigos de lo ajeno, es decir, la gente honesta no puede disfrutar sus propiedades ni salir de vacaciones con tranquilidad porque delincuentes –en nombre de la pobreza- están en acecho y el Estado permanece ausente sin garantizar mínima seguridad.

    Ironía de la otra cara de la moneda: los intocables de la política se desplazan en costosos vehículos blindados (que paga el sometido pueblo), con choferes, custodios armados, rodeados de secretarias y asistentes, además los cargos tienen el agregado de jugosos fondos reservados a disposición, estos funcionarios viven en lujosas y seguras residencias en zonas selectas de la provincia de Buenos Aires y “trabajarían” (?) en una burbuja de indiferencia hacia los que posibilitan que trepen a escritorios de poder (como viven aislados de la realidad, siempre “desconocen” los sufrimientos del pueblo y hacen oídos sordos); los indigentes se meten en todos los terrenos que encuentran a mano –seguramente incentivados y distribuidos por punteros políticos- y nadie los puede sacar; los niños enferman y mueren de hambre en las villas miseria, los ancianos pobres duermen a la intemperie en calles céntricas ante la indiferencia de gobernantes y cerca de despachos de legisladores; hay denuncias e innumerables casos de maltrato, muertes y hacinamiento de detenidos en cárceles federales, el abuso policial y “gatillo fácil” ha continuado vigente (salvo discursos con promesas falsas, nadie se preocupó por cambiar los despreciables atropellos a la dignidad humana); resonantes casos de corrupción en la función pública con perjuicios para el Estado nacional son denunciados periódicamente en los pocos medios de prensa no comprometidos, pero no aparecen medidas de sanción ni renuncias porque los personajes involucrados tendrían “padrinos” influyentes, por ende, asegurada la impunidad; los indios del Norte están siendo exterminados en abandono y cruel miseria; la anarquía va en aumento, la inseguridad es sostenida, la impunidad favorece a los que aplauden y sostienen el pan y circo; la drogadicción de los jóvenes es epidemia extendida en todo el país (¿será estrategia para someter a los padres?), millares de infracciones y abusos serían indiferentes a las autoridades de aplicación, el alto índice de criminalidad, violencia, arrebatos, robos y asesinatos mantiene aterrorizado al pueblo no marginal, pero con mentiras se justifica lo injustificable; están a la orden del día –según notas de prensa- los aprietes y el accionar de patotas para meter miedo, principal sostén de los que buscan el aplauso fácil de serviles; jueces “garantistas” sin independencia del poder político (no generalizo) se mantendrían ajenos a la triste e innegable realidad, las fuerzas policiales (igual otras) actuarían cuando se les ordena por alguna conveniencia o cuando necesitan cubrir apariencias, después todo parece liberado al delito porque los cuadros estarían sujetos a presiones (se comenta en la calle) y no pueden defender a la sociedad que representan; el alcoholismo consume a los jóvenes y a los no tanto viéndose reflejado en violentos comportamientos callejeros, en rutas, boliches bailables, canchas de fútbol, etc., donde se reiteran batallas inexplicables y sangrientas; son incesantes los ruidos molestos, la contaminación ambiental, el abuso de pirotecnia de alto poder explosivo e ilegales cortes de calles y avenidas por cualquier reclamo justo o extraño, afectando las principales vías de tránsito de la Capital Federal vulnerándose derechos constitucionales (descontrol e irregularidades con raíces en la “tolerancia” e inacción de señores fiscales ¿y el promocionado Código Contravencional y de Faltas? ¿y el cumplimiento de los deberes de funcionario público?).

    Aparentemente, desde todos los ángulos de poder intentarían dejarnos a la cola del subdesarrollo porque un país sin justicia social, con vacío legal, ciudadanos indefensos, deteriorados los sistemas de salud, mucha hambre, miseria, choques de grupos que defienden diferentes banderas, máxima inseguridad, injusticias, reclamos a cada paso, caos generalizado, anarquía incentivada, drogadicción al límite –sumado a fronteras descuidadas-, graves conflictos en los sistemas de educación, etc., es simple de manejar y fácil de gobernar.

    Mientras el pueblo sufre y no sabe para dónde arrancar, la clase política se despedaza en contiendas inútiles desprestigiándose unos a otros sin ética mediante (habría excepciones), descalificándose y mostrando cada líder “soluciones mágicas” para poder enquistarse en cargos públicos y luego manejar de espaldas a los títeres (léase: ciudadanos confiados, subestimados y/ o engañados), cuando todos tendrían que tirar el carro para mismo lado y sacar a la Patria de actos de vergüenza y del estancamiento en la cola del subdesarrollo. No habría metas altruistas, sólo presuntas ambiciones personales desmedidas (no generalizo), con repartija de beneficios únicamente para seguidores fanáticos, amigos mezquinos y serviles de fácil aplauso.

    Para finalizar diré que, buscando noticias en internet, me sorprendió ver innumerables espacios web de diarios nacionales e internacionales, páginas de espectáculos y páginas de animales de Europa CON PROPAGANDA PROSELITISTA EN LA PARTE SUPERIOR CON LA FIGURA DE LA SEÑORA PRESIDENTE Y OTRO POLÍTICO y, como no encontré publicidad parecida del resto de candidatos, supuse que debe ser muy costoso en pesos, dólares y euros esa promoción pública. Pregunto respetuosamente desde el desconocimiento: ¿dé dónde salen los fondos de dinero para impresionante propaganda presidencial que parece demasiado exclusiva?

    De todas maneras, respeto profundamente a mis autoridades (como dicen muchos a modo de consuelo: “es lo que hay”) y confío que Dios se acuerde de aplicar su Justicia Divina desnudando el alma de los que albergan oscuras intenciones y paralelamente ilumine el camino de los que atesoran buenas intenciones, amor, sensibilidad humana, humildad, sinceridad, ELEMENTAL ÉTICA y quieran el bien general sin parcialidades, sin alimentar divisiones ni rencores. Sea quien fuere el que tome las riendas (NO TENGO PREFERENCIAS) que lo haga con transparencia y sin trampas, exteriorizando una conducta ejemplar, porque si no se mira hacia adelante nunca encontraremos el camino recto; este sufrido pueblo ha permanecido demasiado tiempo detenido cultivando odios inculcados por asuntos tristes de lejano pasado; innecesario desgaste por inconfesables motivos de los que a sabiendas del estancamiento sacarían ventajas mirando caprichosamente para atrás. La Patria se pondrá de pie cuando alguien busque conducir unido al pueblo y lo aparte de trabas de sucia esencia, impulsando crecimiento en orden, armonía y paz interna.

    CARLOS ESTRADA *escritor y periodista de investigación.
    Buenos Aires, Argentina, 12 de agosto de 2011.

  • CARLOS ESTRADA says:

    CIUDADANOS HONESTOS Y POLICÍAS NO TIENEN DERECHOS

    26 de junio sangriento. El descenso de River terminó en una batalla campal gracias a los delincuentes de siempre, organizados e impunes -presuntamente amparados por algún puntero político y juzgadores “garantistas”-, resultando un policía muerto (según noticias de la tarde), decenas de heridos, comercios destrozados, incendios en las calles, robos por mayor y un Estado ausente para no perder la costumbre (entiéndase: desprotegiendo al ciudadano honesto), mientras centenares de salvajes resultaban incontrolables (?) por una policía mal distribuida, mal manejada, mal equipada, desbordada por las limitaciones impuestas para actuar, más allá de llevar varios años sin entrenamientos especiales y temerosa del ojo político a través de innumerables cámaras estratégicas que vigilaban sus movimientos (raro que no les dieron chupetines y lanza-perfumes para usar), con “caciques” que desde escritorios de poder no habrían prestado atención a los criminales porque significan “votos futuros” que deben cuidar. Indudablemente, el odio al uniforme inculcado a los jóvenes y el odio que sentirían los que tienen “la sartén por el mango” se hizo notar en la excesiva duración del descontrol de los vándalos, hechos que las autoridades sabían que iba a ocurrir y no evitaron.

    CARLOS ESTRADA *escritor y periodista de investigación (sin banderas políticas).
    Buenos Aires, Argentina, 27 de junio de 2011.

  • CARLOS ESTRADA says:

    HOY REINA EL CAOS

    Siento tristeza frente a esta sociedad que se desintegra. El 22 de junio pasado hubo similar refriega con salvajes hinchas de fútbol que hirieron a un caballo de la Policía Federal Argentina con golpes de palos y piedras; meses atrás después de un partido en la ciudad de Buenos Aires le dieron una puñalada en el cuello a un caballo y usando palos y objetos punzantes causaron heridas en ancas y patas a otros equinos del Estado nacional. Lo que debería ser sano deporte, alegría y distracción es termómetro de lo que han construido los gobernantes: ciudadanos llenos de rencor, con odios hábilmente inculcados, anarquía en alarmante aumento, la inseguridad parece programada, igual el vacío legal, crecen los cordones de pobreza, también la corrupción, los “amiguismos”, el tráfico de influencias y la impunidad; mayoría de los jóvenes viven drogados y alcoholizados protagonizando a diario sangrientos hechos de violencia, se fomenta la vagancia y las escandalosas protestas sociales con cortes de innumerables calles y avenidas durante el día vulnerándose los derechos ajenos y las leyes vigentes; las plazas y lugares públicos están tomados por indigentes e invadidos por arrebatadores de relojes y carteras, la gente honesta y trabajadora no tiene paz y es robada en todas partes, se multiplican los crímenes de delincuentes en el interior de comercios, domicilios y contra automovilistas a cualquier hora, mientras los políticos (habría excepciones) siguen cómodos, distraídos en el doble discurso (mucho pan y circo), desprestigiándose unos a otros desesperados por alcanzar escritorios de poder y perpetuarse en los cargos de espaldas al sometido pueblo no influyente. Una vergüenza no buscar una salida ética, continuando caprichosamente –como digo siempre- aferrados a la cola del subdesarrollo.

    En síntesis: boliches bailables, protestas callejeras y partidos de fútbol son lugares de tremenda violencia, con heridos y muertos sin que las autoridades respectivas busquen solucionar el problema, es decir, frenarlo condenando rápidamente a los criminales impunes que se multiplican día a día.

    CARLOS ESTRADA *escritor y periodista de investigación (sin preferencias políticas).
    Buenos Aires, Argentina, 26 de junio de 2011.

Post a Comment
* Your Name:

* Your Email:

(NEVER publicly displayed)
Website URL:
* Security Image:
Security Image Generate New
Copy the numbers and letters from the security image:
 
* Your Comment:
No HTML tags are permitted in comments.
By submitting, you agree with our Publishing Policy. Please note that we may publish your comment in other sections of this site.