Con su permiso, pero la educación es primero

En el último blog mencioné que iba a dar algunas ideas del por qué los peruanos deberíamos mirar con optimismo el futuro que se nos viene. Siendo sincero, hoy es un día tan bonito que no tengo muchas ganas de seguir lanzando adjetivos para los dos sujetos que tenemos como candidatos, así es que con su permiso he decidido volar imaginariamente y pensar en la quimera de tener una educación de verdadera calidad en todos los países latinoamericanos; al fin y al cabo, creo que si de una cosa estamos todos de acuerdo en el planeta tierra es que la educación es la base y elemento sustancial de desarrollo de todas las sociedades.

Imagino infraestructura de calidad en la que todos los estudiantes puedan tener una computadora personal o una tablet (mejor aún) y que todas las escuelas públicas y privadas puedan estar interconectadas. Imagino el ahorro inmenso para los padres de familia, y para la sociedad en general, al no tener que comprar libros educativos (los de biblioteca sí, por favor), y en su lugar comprar licencias para software de matemática, geografía, historia, etc (imagínense el ahorro a nivel Estado si es que se comprara software para las escuelas públicas). Imagino a estudiantes aprendiendo más entretenidamente en las aulas, teniendo clases interactivas y más competitivas y colaborativas. Exámenes en los que automáticamente puedes saber tu resultado y practicar más para aprender de los errores cometidos. Incluso la facilidad de realizar concursos interescolares sin tener que desplazarse de un lugar a otro. Imagino también estudiantes llegando a sus casas con una tablet y queriendo aprender e indagar más sobre la clases que tuvieron por la mañana y/o tarde, y que para eso puedan tener acceso a internet gratuito en sus casas (decisión ejemplar tomada en Panamá hace poco tiempo).

Imagino también escuelas en las que la comida brindada para los estudiantes también sea de calidad y efectivamente nutritiva para que los alumnos puedan retener de mejor manera las enseñanzas y crezcan saludablemente (imagínense también el ahorro al Estado al prevenir todas las enfermedades ocasionadas por una mala alimentación a los niños que mañana serán adultos). Imagino profesores muy bien capacitados y buscando en la web más información para poder recomendar a sus alumnos los mejores sitios web y al mismo tiempo incentivando y supervisando a sus alumnos para que ingresen o editen información en Wikipedia u otras fuentes de información sobre temas acerca de los cuales  ellos estén muy interesados.

Sueños, sueños, sueños. Algún día serán realidad, no lo dudo. Más pronto en el sector privado que en el sector público, tampoco lo dudo, a pesar que las sinergias y economías de escala que se pueden obtener por compras de hardware y software para todo el sector público serían incontables.

Si piensan que esto es una verdadera revolución de la educación, pues se equivocan. Esto es una tendencia natural del sistema educativo que algunos países con mayor poder económico lo van a aplicar antes que otros, pero que en Latinoamérica deberíamos apurarnos para no quedarnos atrás nuevamente. Mencioné la frase “revolución educativa” porque estoy seguro de que sería como una de aquellas que vemos en países de vanguardia. Una educación en la que el grado académico va de la mano con habilidades y destrezas; y no necesariamente con la edad, como lo es hoy. Imagínense por un minuto un sistema educativo en que las categorías sean por habilidades en particular y que en una misma aula se encuentren alumnos de 8, 11 y 14 años que comparten la pasión por la historia universal. En fin, algo discutible pero muy interesante. Vi un documental al respecto hace un tiempo y si lo encuentro, prometo colocar el enlace en la sección de comentarios. Hasta la próxima.

jdel_carpio@contacto-latino.com

 

Comments

Post a Comment
* Your Name:

* Your Email:

(NEVER publicly displayed)
Website URL:
* Security Image:
Security Image Generate New
Copy the numbers and letters from the security image:
 
* Your Comment:
No HTML tags are permitted in comments.
By submitting, you agree with our Publishing Policy. Please note that we may publish your comment in other sections of this site.