¡Los gordos son perfectos!

Alberto Godoy

No hay nada mejor que llegar a media semana con una conversación que me da la razón y me sube la auto-estima.

Entrevistamos al pintor cubano Alberto Godoy, quien reside en Houston, Texas y dice que lo que es redondo es perfecto. Reconocido por el uso de colores vivos e imágenes superlativas que capturan temas de la vida diaria en el mundo hispano, Godoy nació en La Habana en 1960 y llegó a los Estados Unidos en 1978. Sus pinturas han sido presentadas en muestras en Florida, Texas, México y Cuba.

¿Cómo empezaste tu carrera?
Mi carrera comenzó realmente cuando nací, siempre tuve la vocación, nunca dejé de ejercerla.

Pintura titulada "lost"
Pintura titulada "The Date"
Pintura titulada "The Flamenco Dancer"

¿Cuándo supiste que ésta sería tu carrera y cuándo supiste que lo habías logrado como artista?
Siempre quise hacer  de esta mi carrera, supe que lo había logrado cuando creé mi estilo, mi identidad.

¿En qué estilo catalogarías a tus pinturas y por qué?

Mis obras son pinturas realistas. A pesar de sacar las imágenes del contexto, se puede describir la composición.

¿Cuáles son tus influencias?
Mi influencia son los pintores del movimiento muralista mexicano, el principal es Diego Rivera.

Tus personajes, grandes y gordos, parecen celebrar la cultura cubana… ¿Es esto un deseo de lo que Cuba podría ser o un recuerdo de lo que tú percibes que es Cuba: grande y alegre, de colores muy vividos? ¿O es tal vez una crítica social?
La razón de las  personas voluminosas se debe a mi apego a mi filosofía acerca del concepto de la circunferencia: yo pienso que dentro del círculo está la perfección de las imágenes. La muestra de esta idea  se puede ver en la naturaleza, en nuestro sistema solar, siendo todos los planetas y estrellas en el firmamento  redondos, esa perfección que se refleja en ellas es la que busco en mis personajes.

Los colores vividos son muestras de nuestras raíces, usando éstos creo las imágenes que reflejan mis pueblos y sus costumbres.

¿Considerarías hacer pinturas similares de imágenes de la vida diaria en los Estados Unidos? ¿Qué tipo de pinturas veríamos en ese caso?
Las costumbres y el folklor de mi pueblo siguen siendo las mismas a pesar del exilio.

¿Qué les aconsejarías a los artistas que recién empiezan?
Que sigan creando, que logren una identidad.

¿Cómo te ha acogido Estados Unidos? ¿Hubieras sido el mismo de haberte quedado en Cuba?
Después de más de 30 años en el exilio, este es mi país. En Cuba no hubiera logrado lo mismo. Antes de mi salida  de la isla yo acudía a la escuela de artes,  en el año 1980 no aguanté más la presión del Gobierno comunista y  me exilé en la embajada del Perú en La Habana. Cuando el Gobierno se enteró que yo estaba allí, me sacaron de la escuela y me hicieron la vida imposible por más de 60 días,  hasta que se me presentó la oportunidad de salir. A pesar del tiempo y  la distancia mis raíces llaman  y continúo capturando las costumbres y el folklor de mi pueblo.

Para ver más, visite www.albertogodoy.com

¿Auto-publicación o editorial? Tú decides… No exactamente…

Caratula de Nos vemos en Purgatorio al ser auto-publicado en 2009
Caratula de Nos vemos en Purgatorio luego de ganar el premio a mejor novela en español en el International Latino Book Awards 2010 y ser publicada por Editorial Santillana bajo el sello Alfaguara

En La Columna del 8 de marzo escribí acerca del proceso de escribir un libro.  Hoy quiero comentarte acerca de cómo publicarlo.  Esta es la etapa en el proceso que se vuelve un mundo para muchos autores y la razón por la que a veces aquel manuscrito no llega a disfrutar de la luz del día.A los autores nos gusta escribir. Publicar es vender, va en contra del pensamiento del creativo que lo único que quiere es poder compartir su creación con el mundo.

Pero la única manera de compartir es publicar, así que no dejes que un obstáculo se interponga entre tus pensamientos en palabra y todas las personas que gozarían de leer lo que has escrito.

De ser posible consigue un agente, de esa manera tú no tienes que lidiar con detalles “cochinos” de venta. Si esto no es posible, continúa leyendo…

Hay muchos caminos para publicar. Sin entrar en mucho detalle: puedes presentarte a editoriales y dejar que ellos hagan todo el trabajo de impresión, distribución, mercadeo, etc. Ellos obtendrán un contrato sobre los derechos de autor y te pagaran regalías. Este es el estilo más difícil, ya que las editoriales por lo general sólo apuestan a ganador. Por otro lado, existen muy pocas editoriales en Estados Unidos que publiquen en castellano. Es mejor buscar en Latino América o España. No desfallezcas si el reto se convierte en una montaña que a momentos podría aparecer imposible de escalar.  El “no” de hoy se puede convertir en el “sí” de mañana. Busca en las grandes editoriales y en las pequeñas también. Toca todas las puertas, pregunta en las editoriales de tus autores favoritos. No olvides preguntar también en editoriales gobernadas por universidades. Si tienes que hablar con cientos para llegar a un contacto, hazlo.

 

Tu segunda opción es buscar auto-publicación. Busca “self-publishing” en Google. Bajo este método retienes tus derechos de autor, tus regalías son más cuantiosas… pero tienes que hacer todo el trabajo. Yo he publicado con Outskirts Press (me gustó la calidad de su producto final. No me gustó que realmente no saben cómo atender a los que escribimos en castellano. El precio es bastante alto pero te hacen un buen trabajo si no tienes idea de lo que estás haciendo). Los siguientes dos libros los publiqué con Create Space de Amazon. Si puedes hacer tu propio diseño gráfico, promoción, etc., esta opción es muy conveniente: el precio es razonable y las regalías son más altas. Su servicio al cliente es excelente, pero el producto es un poquito inferior al de Outskirts (el peso de las tapas parece ser un poco más delgado).

Las compañías de auto-publicación te ofrecen los canales de distribución, pero tienes que compartir regalías con ellos. Otro detalle a considerar es que la gran mayoría de estas compañías distribuyen únicamente en el país o región en donde están imprimiendo y las ventas son a través de Internet. Amazon, por ejemplo, no tiene canal de distribución directo a Latino América, pero pagando el costo de envío sí puede ser enviado a cualquier país.

Una posibilidad que se le puede añadir a las ventas a través de Amazon u otras empresas de auto-publicación es la de vender directamente a través de una página de Internet. Para ello necesitarás tener un sitio y un método de pago. Asegúrate de que lo que utilices como caja pueda aceptar tarjetas emitidas en diferentes países. El servicio básico de Pay Pal, por ejemplo, acepta solamente tarjetas de crédito de Estados Unidos.

Otra posibilidad es colocar tu libro en salones en donde se puede realizar lectura gratuita en una página de Internet. Contacto Latino, por ejemplo, ofrece ese servicio. La ventaja aquí es que puedes compartir tu libro con el mundo. La desventaja es que no obtendrás ganancia alguna y tu propiedad intelectual no está protegida de plagio. Sin embargo, mucho autores gozan con el solo hecho de compartir y este método es perfecto para ellos.

 

Cualesquiera que sea el camino que elijas, te deseo lo mejor. Eso sí: a seguir escribiendo y gozando con el proceso de plasmar tus pensamientos en papel.